Platino

El platino, que también brilla seductoramente en la luz, es un perfecto complemento para diamantes, perlas y piedras de color. El lustre del platino pulido puede cambiar con el tiempo, volverse más suave y más cálido y obtener un brillo encantador llamado pátina.

inCore • A picture with a caption

El platino es casi tan dúctil como el oro y la plata, pero es más difícil de rayar que los otros. Se abolla más fácil que el oro, pero es más difícil de abollar que la plata. El platino puede recibir un alto nivel de pulido, y es altamente resistente al deslustre. Es un poco más denso que el oro y dos veces más denso que la plata. Su densidad le da fuerza y una sensación más pesada que los otros metales. También es menos quebradizo que la aleación de oro, por lo que los chatones de platino son menos propensos a romperse. 

La mayoría de las joyas en platino se fabrican 900 ó 950 en la escala de finura. Las otras 50 ó 100 partes son una aleación de otro metal usualmente del grupo del platino, como el iridio o rutenio, que se agregan para incrementar su dureza. El cobalto y el cobre son otros metales comúnmente utilizados en dicha aleación.